sábado, 2 de julio de 2016

Equidad de Género por la fuerza

2016 0702 | Jessica Reinah Serrano es la primera mujer del país que gana un amparo para que su hija lleve como primer apellido el suyo, pero en dos ocasiones se ha impedido el cumplimiento de la sentencia por la ausencia del padre, en medio de malos tratos propinados por el Juzgado Quinto del Registro Civil en Puebla contra la mamá soltera.


En una sociedad en donde el apellido del varón se antepone al de la mujer, el litigio ganado por Jessica el 16 de junio pasado sentó un precedente en México, pero la celebración no se ha concretado porque su hija continua sin acta de nacimiento dos semanas después de la sentencia.

Usa juzgado fuerza pública para amedrentar a Jessica
El calvario inició el 23 de junio pasado, cuando la jueza del registro civil Edith Dumit Suárez solicitó a la fuerza pública retirar a Jessica de las oficinas estatales, ubicadas en el Centro Integral de Servicios del municipio de Puebla, debido a que la ciudadana pidió ignorar la ausencia del padre y exigió el acatamiento del mandato federal.

Ayer la integrante del Poder Judicial del estado recurrió de nueva cuenta a los uniformados, ahora para custodiar el acceso al inmueble público durante la visita de la afectada.

Las agresiones no quedaron ahí. Cuando Dumit Suárez salió de su cubículo para aclarar a la madre de familia que no habría registro por segunda ocasión, lo hizo con una actitud tajante que impidió cualquier tipo de diálogo.

“En el momento en el que le hice una pregunta se dio la media vuelta y se fue”, relató Jessica en entrevista con los representantes de los medios de comunicación, quienes atestiguaron el trato hostil de la jueza, pues si bien no se les permitió el acceso a las oficinas consideraron la escena detrás de los cristales del edificio.

Con dos años de edad, Amelie espera certificado de nacimiento
Con tan solo dos años y 4 meses de edad, Amelie es ajena al conflicto legal que gira en torno suyo, pero éste impacta directamente en su persona, pues sin un acta de nacimiento no se le puede reconocer su calidad de mexicana ni los derechos que ello conlleva.

Como abogada de profesión y perjudicada, Jessica reprobó la semana pasada que Dumit Suárez negara el registro por la ausencia del padre, pues consideró que debió priorizar el derecho de Amelie a tener una identidad.

Tras la segunda falta del progenitor, el problema continúa para la menor. “Ha dejado a mi hija en total estado de indefensión, no tiene acta desde hace una semana. Dios quiera que no pase algo porque ahorita ella no tiene nombre, apellido, nada. No existe para la sociedad en este momento”, lamentó.

Ante la omisión del padre, Jessica ilustró que el Juzgado Quinto del registro civil realizará un informe de los hechos, con base en el cual el juzgado que concedió el amparo tendrá que tomar medidas de apremio para corregir la negligencia y proteger a la menor.

Es un logro en la lucha por la igualdad de género, afirma
Pese a todas las trabas, Reinah Serrano aseguró que se encuentra satisfecha con los logros del litigio porque hizo realidad la igualdad de género en México para que “no solo esté plasmada en la Constitución del país y los tratados internacionales”.

El amparo a su favor lo otorgó el Juzgado Quinto de Distrito en Materia de Amparo Civil, Administrativa y de Trabajo el 16 de junio anterior, con base al derecho humano a la igualdad, a la no discriminación y a gozar de un nombre propio.

Jessica explicó que inició el juicio debido a que su hija tenía dos actas de nacimiento: la que tramitó ella como madre soltera y una segunda expedida de manera posterior por el registro civil con el reconocimiento de paternidad hecho por su ex pareja sin aviso previo. “En algún momento esta persona (su ex pareja) me escribió que para mi mala suerte en México primero está el hombre y después la mujer y pues ya vimos que no”, indicó.

Con información y foto de LA JORNADA DE ORIENTE

No hay comentarios: