viernes, 31 de julio de 2015

Barbie

* Es modelo, tiene 26 años, vive con su familia en Rusia y dice que nunca pasó por el quirófano. Pero tiene un problema: carece de voluntad propia y es manipulada como un juguete

Angelica Kenova, se ha convertido en sensación al formar parte de las mujeres que tratan de imitar a la muñeca Barbie, pero, a diferencia de la otra muñeca, Valeria Lukyanova, ella no se ha sometido a cirugías plásticas (dice) y, además, está bajo la influencia de sus padres, quienes le eligen su ropa y además le prohíben tener citas.
Angelica vive sometida bajo el mandato de sus padres, y ha confesado su temor a romper las reglas impuestas por ellos. Pero además de controlar su vida personal, la nueva Barbie Humana es controlada hasta en el más mínimo detalle, desde su dieta, hasta el programa de ejercicio que realiza para mantener su curvilínea y delgada figura: "Al crecer, mis padres me criaron como a una princesa y nunca me dejaron salir afuera, salir con jóvenes o tener experiencias de adultos. Como resultado, no encajo con la vida real, soy como una muñeca viviente", dijo al portal News Dogs Media.

La Barbie Humana asegura que jamás se ha sometido a cirugías estéticas para lograr parecerse a la muñeca más famosa del mundo, pues según revela la nueva competencia de Valeria Lukyanova, su régimen alimenticio y físico comenzó desde que era una adolescente: "Cuando me convertí en adolescente, mis padres contrataron a un entrenador personal, quien creó un programa individual para mí. Èl ha diseñado ejercicios que me ayudan a tonificar y delinear mi cintura. Trabajo con él de dos a tres horas cinco veces a la semana para mantener mi figura, en una mezcla de cardio y jogging, además de que me recomienda planes nutricionales".

Angelica ha sido vestida como Barbie desde su nacimiento, y solo le es permitido tener citas si su madre la acompaña, pero eso no es todo, pues prácticamente su vida ha sido como la de un juguete: "No elegí por mi misma esta imagen de muñeca, mis padres lo hicieron. Cuando cumplí seis años, mi mamá comenzó a comprarme barbies de colección y muy entusiasta comenzó a vestirme como una. 

Ella amaba la belleza de Barbie, los rizos dorados, el rostro hermoso y la ropa. Mi madre me inspiró e instó a ser exactamente igual". 

Asimismo, añadió para dicho medio: "Entiendo que es malo que mi mamá me acompañe a mis citas, y debería ser independiente, pero no puedo. Realmente amo a mi familia y no quiero molestarlos. Si alguna vez decido vivir aparte o hacer algo en contra de su voluntad, ¡sería un escándalo! Estoy esperando por mi genial y verdadero amor. Mis padres me han mantenido en un palacio de cristal toda mi vida, pero un día, probablemente, tendré la posibilidad de ser libre. ¡Nunca es tarde para empezar una vida independiente!".



No hay comentarios: