viernes, 3 de abril de 2015

Juguetes

Juguetes sexuales aliados del placer
El uso de juguetes sexuales en México han experimentado un crecimiento progresivo en los últimos años. El acercamiento de la población a los juguetes sexuales por las llamadas sexshops aún se realiza entre la vergüenza y la clandestinidad, a diferencia de otros países en donde la actividad se desarrolla con mayor soltura.

Sin embargo la accesibilidad de las tiendas y una aparente sexualidad más liberada, han permitido que los juguetes sexuales entren a formar parte de la intimidad de multitud de personas
y parejas. En el mundo digital las venta online de juguetes eróticos ha ido en aumento.

Diversos websities ofrecen al visitante multitud de artículos útiles para ampliar las opciones de variar el placer sexual. Aún cuando se les conoce como “juguetes eróticos o sexuales”, éstos trascienden lo meramente lúdico, ya que pueden llegar a tener ventajas en el impacto de la sexualidad de las parejas. Muchos de estos artilugios pueden favorecer el conocimiento del propio cuerpo y el de la pareja, fomentar el abandono del coitocentrismo y de la hipergenitalidad, mejoran la relación de pareja, amplían las formas de obtención de placer, pueden aumentar la capacidad erótica y son un recurso muy bueno para evitar la monotonía en las relaciones sexuales.

Los juguetes eróticos pueden ser una fuente de creatividad e innovación en las relaciones sexuales. "La acción anafrodisiaca de la costumbre es una ley inevitable en la vida de los sexos”. La introducción de nuevos elementos, de experimentar nuevas sensaciones, nuevas formas de relación, es sin lugar a dudas enriquecedor para una sexualidad plena. 

Los hay de muchos tipos, desde los más conocidos, como vibradores y consoladores, a los grandes desconocidos como el travestismo y cosmética erótica. Aunque las bolas chinas, los lubricantes, los aceites, los vibradores, los masturbadores y la lencería son los reyes de las ventas, no debemos menospreciar la simplicidad de algunos menos conocidos como las pinturas comestibles, pues fomentan el ingenio, la corporalidad y ayudan a que ambos miembros de la pareja adopten diferentes roles. Son un buen regalo para la introducción de la imaginación en la intimidad.

No hay comentarios: