viernes, 23 de enero de 2015

Prácticas sexuales

“Sexo seco”: terrible práctica contra mujeres para satisfacer a sus maridos

  • Contrarrestan la humedad de sus vaginas con detergente o arena

2015 0123 || Con la finalidad de satisfacer y brindar mayor placer a sus maridos, algunas mujeres de África, recurren a la peligrosa práctica del “sexo seco”.
Las mujeres contrarrestan la humedad natural de sus vaginas introduciendo detergente o arena, lo que incrementa el riesgo a que padezcan alguna ETS, incluso VIH.

El “sexo seco” pretende reducir la humedad natural de la vagina para que ésta se encuentre completamente seca a la hora de la relación sexual.

Sin embargo, esta peligrosísima práctica irrita, corta o crea llagas en la vagina, lo que aumenta el riesgo de padecer una infección así como mayor riesgo de que se rompa el condón, y queden así, expuestas a todo tipo de enfermedad de transmisión sexual como el Sida.

La creencia en torno al “sexo seco”

Existe la creencia cultural de que para los hombres es más placentero que una mujer tenga la vagina completamente seca.
Esta peligrosa tradición está muy expandida en el Sur y Centro de África y obliga a las mujeres a introducir en sus vaginas arena, roca pulverizada, hierbas, papel, esponjas e incluso humo de hierbas antes del  coito.

Por si no fuera suficiente, algunas introducen alcohol, antisépticos, lejía y detergente en sus vaginas.

Lo más triste del asunto es que, como te imaginarás, exponer sus vaginas a estos métodos resulta bastante doloroso, pero las mujeres de aquella región lo aceptan porque creen que sentir dolor en el coito debe ser normal.

Sí, y más triste aún, que no saben o no contemplan que sentir placer durante una relación sexual es su derecho.

Al ver casos como éstos, sólo puedo pensar en que prácticas como el sexo seco son una manera más de subordinarnos y humillarnos como mujeres, una manera más de controlarnos, una manera más de apoderarse de nuestro cuerpo y de no permitirnos experimentar placer alguno.

Una manera más en que los hombres ven a las mujeres como meros objetos sexuales para saciar sus instintos y placeres sin importarles en nada lo que la mujer pueda sentir o pueda padecer tras prácticas tan peligrosas como el sexo seco.

¿Qué pasa cuando una mujer NO quiere satisfacer a su esposo porque le duele someterse a este tipo de prácticas y sin embargo es forzada a hacerlo? Es una clara violación sexual, pero para nuestra indignación, la violencia sexual dentro del matrimonio no es penalizada en gran parte de África.


¿Hasta cuándo más la mujer será objeto de prácticas tan riesgosas y dolorosas como el sexo seco? ¿Qué estamos haciendo como sociedad para erradicar el problema?

No hay comentarios: