domingo, 14 de julio de 2013

Erotismo y sociedad

El pezón erótico
Por Rodolfo Herrera Charolet

El diccionario de la Real Academia Española define como pezón a la parte central, eréctil y más prominente de los pechos o tetas, por donde los hijos chupan la leche. Los expertos han coincidido en que el pezón humano es una protuberancia pequeña en la parte más o menos central del seno o mama que contiene entre 15 y 20 conductos lácteos dispuestos alrededor del mismo, rodeada de un área de piel sensible, con una pigmentación más oscura conocida como areola.
Su tamaño en aproximadamente 1 centímetro de diámetro y 1 centímetro de longitud. Su finalidad fisiológica en la hembra es la de abastecer al lactante de la leche que va produciendo las glándulas mamarias durante el embarazo y la edad de amamantamiento del infante. En el varón los pezones no se han desarrollado en condiciones naturales, aun cuando existen excepcionales de «lactancia masculina» por trastornos hormonales que pueden hacer que los senos masculinos segreguen líquido (lactorrea).

Los biólogos han encontrado que los mamíferos recién nacidos tienen el innato instinto que los incita a buscar el pezón rodeados de un área de piel muy sensible, con una pigmentación más oscura, denominada 'areola (razón por la cual en los pechos femeninos la areola durante el amamantamiento se oscurece) y al mismo tiempo que aspira para extraer la leche que necesita para alimentarse. Los pezones vienen dispuestos en pares en todas las hembras, raramente se da el caso de hembras que no posean pezones para la alimentación de sus bebés, como el ornitorrinco, que abastece a su progenie exudando el producto lácteo a través de la piel.

La mayoría de los cuerpos humanos desarrollan dos pezones, uno en cada mama, aunque algunas poseen más de dos, este fenómeno se denomina politelia. El resto de mamíferos posee varios pares de pezones, del orden de 3 o hasta 4 pares.

Los mamíferos recién nacidos tienen innato el reflejo de succión que les incita a buscar el pezón, esta es quizás la razón por la cual la persona en el transcurso de su desarrollo siente fascinación por esta parte del cuerpo en un sentido erógeno. El pezón y la areola son receptores eróticos tanto en la mujer como en el hombre. La estimulación de los pezones puede realizarse a través de leves caricias, lo cual hace que se endurezcan y lleguen a la erección, aun cuando también la erección de los pezones puede producirse también por una temperatura fría o al ponerlos al desnudo.

La explicación científica es que la erección de los pezones se debe a la liberación de oxitocina −hormona que es un neuropéptido−. Los principales estímulos que provocan la liberación de la oxitocina hacia la corriente sanguínea son la succión del pezón, la estimulación de los genitales y la distensión del cuello uterino (a este estímulo, concretamente, se le conoce como “Reflejo de Ferguson”).

La oxitocina produce una muy amplia serie de efectos, muchos de los cuales están relacionados con el sexo o con los efectos posteriores al acto sexual. Tanto en hombres como en mujeres, el clímax sexual provoca que esta hormona fluya. Consecuentemente, facilita la circulación del esperma y la contracción de los músculos en los canales reproductores de ambos sexos.

Por todo esto, no es de extrañar que para muchas personas la estimulación de los pezones a menudo esté presente en las relaciones sexuales. Otras, especialmente hombres, encuentran demasiado intensas las caricias en la zona. Hay personas que encuentran muy erótico los piercings en los pezones. Se debe considerar que es una zona muy sensible y que cualquier manipulación requiere de extremo cuidado.

Según dicen, en la mujer, los piercings en los senos no tienen por qué afectar la lactancia, siempre y cuando los orificios hayan cicatrizado. Cabe aclarar, que no es en absoluto recomendable amamantar al bebé con un piercing puesto en el pezón. Si se desprende alguna parte del piercing, el bebé podría ahogarse, además de lo inadecuado del cuerpo extraño en la boca del bebé.

Si bien es cierto que los pezones de los hombres son prácticamente idénticos a los de las mujeres, socialmente no existen ni resultan motivo de censura o imagen erótica que sea motivo de atención, de tal suerte que en trajes de baño, en los hombres se acostumbra utilizar únicamente la trusa o calzón y en la mujer deben además, cubrirse los senos, en el sentido de que no hacerlo puede ser motivo de censura. Esta discriminación o trato diferenciado en mostrar el cuerpo humano obedece a una construcción desigual y sexista.

La zona del pezón y de la areola es una importante zona erógena para los hombres y para las mujeres porque está surcada de nervios muy sensibles a ciertos estímulos. A muchos hombres y a muchas mujeres nos excita que, en el curso de un encuentro sexual, nos toquen, acaricien, chupen, laman o muerdan los pezones. En esta situación los pezones de los hombres y de las mujeres se hinchan, se endurecen y se yerguen. A veces, no obstante, los pezones de los hombres y de las mujeres se ponen erectos por su cuenta, por el frío, por ejemplo, porque algo les roza o por cualquier otra sensación física o incluso psicológica, como el miedo. En estos casos los pezones actúan como de la misma manera que eso que llamamos “piel de gallina”.

El pezón femenino pertenece a un tabú de pezón sexualizado, al contrario con el pezón masculino, se atenúa esta imposición social cuando su exposición se debe a un pezón maternizado. Cuando una mujer amanta en público a su hijo, que es común en un contexto cotidiano, la maternidad se impone a la sexualidad, en donde el pezón maternizado oculta al pezón sexualizado, pero no del todo.


Como un ejemplo de censura, en la red social más poderosa del mundo, Facebook, las mujeres puden tener y enseñar las tetas siempre y cuando no se muestren los pezones. Esta prohibición que puede causar la cancelación de la cuenta o fotografías por parte del propietario de la sitio, ha sido superada por una organización que acostumbra realizar protestas en top less, en donde las manifestantes lo hacen con los senos al aire. La forma en la que FEMEN ha resuelto la prohibición es retocando las fotografías, omitiendo la imagen del pezón. Aun cuando podemos pensar que el problema no es el pezón por sí mismo, sino la teta femenina lo que no puede verse en público ni difundirse en dicha red social, sea el desnudo mismo o una mujer amamantando a su hijo, según se puede leer en la “norma comunitaria”.

No hay comentarios: