domingo, 10 de junio de 2012

Ex moja a favor de legalizar el aborto



2012-06-10 | Bs.As., Argentina.- Hace poco mas de una semana Ivone Gebara ofreció una charla debate en la Universidad Popular de Madres de Plaza de Mayo, en la ciudad de Buenos Aires, en el marco del ciclo "Derecho al cuerpo y libertad de elegir", que lleva adelante esta entidad. Gebara, ex monja, doctora en Filosofía y en Estudios Religiosos y miembro de la Asociación de Teólogos y Teólogas del Tercer Mundo, tituló su charla de hoy "Las luchas de las Madres, de las hijas y de las nietas en contra las nuevas dictaduras hegemónicas que dominan los cuerpos femeninos".
La especialista comentó al comenzar su exposición que "algunos piensan que el feminismo ya no tiene razón de ser porque la mujer ahora ha obtenido derechos, usa pantalones, tiene cargos importantes, llegan a presidentas como en Argentina y Brasil", pero advirtió que también hay nuevas formas de opresión. "Hay que seguir con la lucha feminista -continuó- porque la historia nos muestra que surgen nuevas formas de opresión y dictadura, lo que reclama la lucha de las hijas, nietas y madres... éstas y otras tantas madres".

Entre esas nuevas formas mencionó "las niñas desaparecidas por la trata de mujeres, tomadas como mercancía humana por una sociedad que explota sus cuerpos, y son llevadas a muchos lugares del mundo para ser vendidas como `carne nueva`, como las llaman los terratenientes en los prostíbulos de Brasil". "El capitalismo globalizados hace lucro sobre nuestros cuerpos", aseguró Gebara, y afirmó que "esta trata no está desconectada de los problemas socioeconómicos de estos países y es una forma del sistema capitalista para dominarnos".

Al respecto, comentó que "el movimiento feminista "viene desde 2008 presionando en la ONU (Naciones Unidas), con denuncias, para que la trata de personas sea considerada una `injusticia y falta de derechos`". 

La disertante insistió en que la lucha debe continuar porque, si bien "los sistemas patriarcales siguen hablando de los derechos de las mujeres, estos derechos tienen una historia que comienza sin la participación de las mujeres, donde las mujeres son objeto del derecho de los hombres".

En ese sentido, advirtió que "se cree que las mujeres tienen derechos femeninos conectados con una concepción fijada por la naturaleza, pero esos derechos son desde la perspectiva patriarcal, por lo que son deberes que las mujeres deben cumplir". En el auditorio de la universidad, sostuvo que "todavía las mujeres son consideradas el segundo género o sexo, y eso se verifica en muchos grupos políticos, aún en los de izquierda, aunque sé que muchos acá son de izquierda, como yo".

De inmediato, expresó que "en los grupos de derecha, es evidente y seguro que esto ocurre, pero también en grupos de izquierda que pocas veces se considera a la mujer sujeto de derecho". "Muchas veces reivindicamos los derechos humanos, pero no desde el feminismo; el feminismo molesta, aún a los sectores de izquierda", insistió.

La teóloga explicó: "Insistimos con que no se tomen los derechos de las mujeres como derechos abstractos, sino como categorías abstractas y culturales", y acotó que "no nacieron con los derechos, pero para cada época hay un nuevo derecho". La charla fue organizada por el Colectivo Teología de la Liberación "Pichi" Meisegeier, cura villero fallecido el año pasado, que reemplazó al padre Carlos Mugica en la Villa de Retiro después de su asesinato y hasta 1980.

Su perspectiva respecto de aborto

Antes de emitir su charla, la posición de Gebara era clara: “La moral católica no alcanza a las mujeres ricas. Ellas abortan y tienen los medios económicos que garantizan una intervención quirúrgica en condiciones humanas. Por lo tanto, la ley que la Iglesia defiende perjudica a las mujeres pobres. El aborto debe ser descriminalizado y legalizado. Más aún, debe ser realizado a expensas del estado… El aborto no es pecado. El Evangelio es un conjunto de historias que generan misericordia y ayuda en la construcción del ser humano. La dogmática en relación al aborto ha sido elaborada a lo largo de los siglos. ¿Quién escribió que no se puede controlar el nacimiento de tus hijos? Fueron los sacerdotes, hombres célibes encerrados en su mundo en el que viven confortablemente con sus manías. No tienen mujer ni suegra y no se preocupan de algún hijo enfermo; algunos hasta son ricos y tienen propiedades. Así, es fácil condenar el aborto”.

Sus comienzos

Ivone siempre relata el hecho por el cual se dio cuenta que su mirada tenía que redireccionarse. "Llevaba 15 años de enseñanza de la Teología de la Liberación, todo lo enseñaba desde allí. Pero un día encontré la teología feminista. ¿Cómo fue? Daba cursos de lectura de la biblia a un grupo de obreros, en la Diócesis de Helder Cámara en Recife, Brasil. Uno de los obreros era casado, y su mujer tenía dos hijas. Yo la invitaba a que venga a las charlas, pero ella no quería venir, decía que tenía que cuidar a las chicas. Entonces, un día fui hasta su casa y le dije a los ojos: “¿Por qué no quieres venir?”. ¿Sabés por qué no voy? ¿Quieres saberlo? Porque tú hablas como un hombre”, “Pero si soy mujer…”, “Pero no conoces nada de la vida de las mujeres, de las obreras, las que estamos casadas con obreros. Nunca dices que sostenemos la casa, que, cuando no hay comida, hacemos todo por conseguirla…”.

“Es verdad´, pensé, yo no hablaba de eso..`Hablas sólo de sindicatos, salarios, luchas…´. Me hacía preguntas: `¿Sabes qué pasa con nosotras los viernes? Ellos reciben sus salarios el sábado, el viernes suele haber poca comida, tenemos que salir a pedir, ¿Sabes algo de nuestra vida sexual?´. Me empecé a dar cuenta de mi total ignorancia respecto a ello. La teoría que había aprendido nunca me había hecho enfrentarme a la mujer en sí. `Pero tú eres mujer´, me dijo ella" completó.

La teología feminista

Ya en 1980 se empieza a pensar, en Buenos Aires, la teología feminista de la liberación. "Nos juntamos muchas de las mujeres que comenzábamos a transitar por ese camino, éramos 30. Nos contamos de dónde veníamos, lo que pensábamos, y nació un librito: `La mujer hace teología´. Fue la primera piedra del movimiento. Éste siguió luego por América Central, México… hoy la teología feminista es un fenómeno diverso y con muchos problemas, que se está volviendo cada vez más académica y así está perdiendo conexión con el medio popular" finalizó.

No hay comentarios: