lunes, 25 de junio de 2012

Castigan con 200 latigazos a pareja por adulterio


  • Hamaradane, de 23 años, y Zebou, en Mali, tenían un hijo en común sin estar casados, según un vecino delator

2012-06-25 | MALI.- Hamaradane, cocinero de 23 años, y la joven Zebou fueron detenidos, ante la puerta de la casa chica en Tombuctú, el pasado 18 de junio y sujetos a proceso, tras haber sido denunciados por adulterio ante la policía islámica. Un vecino delator informó a las
autoridades que la pareja de jóvenes tenían un hijo en común sin estar casados.
Tras la detención, 48 horas después un cadi (juez tradicional) les condenó a cien latigazos a cada uno y a un año de destierro de la comunidad islámica. 
Ansar Dine decidió ejecutar la sentencia de inmediato. Ambos fueron trasladados hasta la plaza central al tiempo que se animaba a la población a asistir al espectáculo de la flagelación a través de mensajes difundidos por radio Bouctou, una de las pocas emisoras que aun funciona cuando a ratos hay luz eléctrica. La escena pudo ser grabada con móviles y cámaras.


En el proceso contra los jóvenes fue aplicada retroactivamentte la sharia (ley islámica) que impera en el norte de Mali desde que, a finales de marzo, los islamistas tuareg de Ansar Dine (Defensores de la Fe) se adueñaron de esa franja del país, con la ayuda de la rama magrebí de Al Qaeda (AQMI), expulsando al Ejército regular. Otros tuareg, laicos e independentistas, también participaron en la ofensiva, pero ahora han quedado marginados.


En la mayoría de los casos se aplica por adulterio y, sobre todo, a mujeres debido a que son el anillo más débil de la sociedad y es más fácil acosarlas.

Este procedimiento cruel se practica en la actualidad en los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Irán, Mauritania, Pakistán y Afganistán, la pena se aplica a personas que mantienen relaciones sexuales y adúlteros.

Los países dominados por la religión islámica como Irán y Afganistán viven bajo dictaduras religiosas, son las mujeres las que sufren con mayor violencia la falta de libertades, de respeto y de derechos humanos.

La legislación internacional rechaza este ensañamiento
A otros delitos sexuales se les asignó castigos igualmente grotescos, por ejemplo, a los homosexuales se les dejaba caer encima una pared de ladrillos. 

Las pruebas que se presentan en la mayoría de los casos son escasas e improbables, los procesos judiciales son manipulados, estos países se basan en que el Corán avala este tipo de tortura, cuando en realidad no es así.

Éste medio de ejecución muy antiguo fue introducido en el código penal en el año 1983, abogados, defensores de derechos humanos que luchan por abolir esta ley a menudo terminan en la cárcel, teniendo en cuenta también que las acusadas no tienen las garantías mínimas democráticas para defenderse.

Durante la presidencia en Irán de Mahmoud Ahmadinejad, que se caracteriza por ser un político iraní de ideología conservadora islamista, que castigó a la homosexualidad con la pena de muerte, llevó también a que los casos de lapidación aumentaron en gran escala.

¿En qué consiste la lapidación?
La lapidación puede producir una muerte muy lenta, por eso se eligen piedras no muy grandes, provocando un mayor sufrimiento en el condenado, el horror especial de la lapidación está basado en la perspectiva de ser apedreado a muerte por los propios familiares, amigos y vecinos. 

Lo controversial y polémico de estas condenas es la vergüenza que se hace caer sobre las familias de las víctimas contribuyendo a que no se difundan estas prácticas.

Cualquiera que sobreviva a la lapidación es puesto en libertad sin más castigos, pero esto es casi imposible, ya que las víctimas por lo general están envueltas en tela, son enterrados hasta la cintura y tienen las manos atadas desde antes de ser enterradas.

Es una condena cruel y que sigue existiendo por la ignorancia y en sistemas en los que la religión es utilizada como una forma de control sobre las personas, se siguen produciendo graves violaciones de los derechos humanos como un elevado número de ejecuciones, lapidaciones, actos de tortura y persecución de las minorías étnicas y religiosas.

Algunos casos de lapidación, la mayoría mujeres
Naghi Ahmadi, Bu Ali Juamfashani, Sarimeh Sajjadi, Hashemi Nasab y una mujer identificada solamente como M. Kh esperan también a que se ejecute su sentencia a muerte por lapidación sin que ninguna organización haya conseguido datos sobre su detención o su juicio. 

En 2003, Amina Lawal, una nigeriana que tuvo un hijo fuera del matrimonio, fue condenada a morir bajo la lluvia de piedras.

En 2009 fueron ejecutadas más de 388 personas, al menos 14 de ellas públicamente y al menos una mediante lapidación.

El Comité Internacional contra la Ejecución publicó una lista de las personas que fueron lapidadas en Irán durante los últimos 30 años (de marzo de 1980 a julio de 2010) y su autor, Farshad Hoseini, dice que la inmensa mayoría de personas ejecutadas fueron mujeres.

Si se crea un clima de moralidad internacional contra el país violador de los derechos Humanos ayudaría a que se cambiara la actitud, de igual modo en Irán la legislación nacional prevalece sobre la internacional.

Son varios los casos en el que una campaña internacional intenta salvar la vida de mujeres condenadas a lapidación. Es un castigo muy cruel que carece del más mínimo sentido de humanidad, bajo una intensa presión internacional.

Amina Lawal
Mohammadi Ashtiani
Es una mujer iraní, una madre de familia de 43 años. Tras quedar viuda continuó su vida junto a otro hombre; sin embargo, en Irán esta nueva relación es sancionada salvaje y brutalmente. La sanción es la lapidación. 

A través de la tortura la obligaron a confesar que, además, era responsable de la muerte de su marido, motivo por el cual fue condenada por jueces islámicos a morir lapidada.

Su caso salió de nuevo a la luz pública en el verano de 2010, después de que uno de sus abogados afirmara que había agotado todos los recursos y que la mujer sería apedreada hasta la muerte, sus palabras levantaron una oleada de protestas y solidaridad en todo el mundo, que obligó al Gobierno iraní a recular y reiterar que la sentencia no era firme, lo que destapó las desavenencias en el seno del régimen.

Según los informes de los que dispone Amnistía Internacional, su marido la atacó con un cuchillo al verla hablando con el hijo de un vecino, dejándola inconsciente. Cuando despertó, su esposo había sido asesinado con el mismo cuchillo con el que la había atacado, y el presunto autor del crimen era el hijo de su vecino.

Irán anunció la suspensión de la condena a muerte por lapidación de Sakineh Mohammadi Ashtiani, este lunes 17 de enero 2011, que la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento dijo en una carta a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que la sentencia por apedreamiento a Shakineh Mohammadi Ashtiani quedó suspendida, recordemos que el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva ofreció asilo a Ashtiani. 

Hay muchas otras personas que, como ella, se consumen en celdas como tumbas, quizá esperando una muerte dolorosa, no se deben permitir más trato degradante e inhumano. La lapidación es un castigo cruel, es una barbarie horrible es el reflejo de cómo las mujeres sufren las fuerte opresión y discriminación.

No hay comentarios: