jueves, 17 de mayo de 2012

Bestialismo, animalismo, zooerastia y zoofilia



La evolución histórica:
El tema es antiguo y de larga tradición. La mitología griega es muy rica en actos zoófilos, de mujeres con toros, cisnes (únicas aves que poseían un pene eréctil, y en el mito yacían con Leda) y otros animales.
Sabemos que es imposible la fecundación de una mujer por un animal, pero los griegos fueron quienes inventaron las quimeras, productos de la unión de animales y mujeres, como los centauros y las sirenas.

Los dioses adoptaban la forma animal para poseer a las mujeres que deseaban. No sólo no se consideraba una perversión, sino que se ensalzaba como forma excepcional de culto, en una hierogamia sagrada que está en todas las religiones antiguas, como en la India, Irán, Egipto, Turquía, Oceanía, América andina, México.

El apareamiento de la mujer del rey con un caballo está descrito en los vedas y está reproducido en el templo de Katmandú. En los Andes era un hombre con una llama o una cigüeña y en la India, con un puma. Egipto fue quien ensalzó más el bestialismo, y las actividades sexuales eran con cabras, corderos, patos, antílopes, perros, cerdos, el toro Apis, el carnero de Ammon, el macho cabrío de Mendes, la vaca Hator.

El pueblo romano “más civilizado” presenciaba espectáculos en los que hombres y mujeres eran capturados y expuestos a animales adiestrados para mantener relaciones sexuales coitales o anales con humanos, y ocasionalmente muertos a causa de estas prácticas para regocijo y diversión de los espectadores.


En el Levítico, el Éxodo y Ezequiel, se advertía a los judíos para que no yacieran con animales y se los amenazaba con la muerte. Los castigos cristianos para la zoofilia en la Edad Media eran de años de prisión, mayor pena para mayor dignidad eclesiástica. Hubo procesos por zoofilia castigados con la hoguera, que solo terminaron con la Revolución Francesa.

(Sobre la zoofilia en general, se habla poco (es un tema tabú), los estudios e investigaciones efectuados sobre el tema son relativamente escasos, difíciles de realizar y poco difundidos; y existe un fuerte rechazo social hacia los practicantes).

Las clasificaciones de actividad sexual:

Primaria: Cuando nunca tuvo relaciones humanas.
Secundaria: Cuando empezó a tener prácticas zoófilas tras una experiencia humana inicial.
Exclusiva: sólo con animales y no tiene excitación con un humano.
No exclusiva: cuando además de con animales, puede mantener relaciones sexuales con un humano.

No hay comentarios: