miércoles, 7 de diciembre de 2011

XXX


  • Ya está disponible en internet una versión del distrito rojo de las páginas web, el dominio que finaliza con la extensión ".xxx" para aquellos interesados en suministrar contenido dirigido a adultos.

  • La industria del porno en Internet ya dispone de su propio dominio de primer nivel, el .xxx.
El registro de dominios .xxx, creados para designar en internet a las páginas web de contenido pornográfico o sexual, está disponible desde este martes 6 de diciembre y los registros superan los 100 mil registros. Se espera que cuando menos la cifra se duplique antes de que concluya el presente año, según lo estimado por Stuart Lawley, consejero delegado de la entidad promotora del dominio triple x, ICM Registry.

Cualquier persona pude registrar nombres bajo uno de estos dominios, aunque sólo podrán explotarlos aquellos que acrediten pertenecer a la industria de la pornografía. De hecho, estas, empresas acreditadas ya tuvieron oportunidad de registrar su marca. Asimismo, las compañías no relacionadas con el contenido adulto pudieron bloquear su nombre para evitar que fuera usado bajo el dominio ".xxx".

El polémico dominio está oficialmente disponible desde este martes, a pesar de las batallas legales que se han emprendido para impedirlo. Dos de las firmas pornográficas más grandes que existen en internet han acusado a ICM Registry por ser un "monopolio anti competitivo".

Las compañías Manwin Licensing y Digital Playground sostienen que la decisión de crear .xxx es un error y han demandado a la Corporación de Internet para Nombres y Números Asignados (ICANN), y por supuesto han demandado también a ICM Registry.

La venta pública del dominio ".xxx" ocurre después tras años de debate acerca de la necesidad de una dirección para contenido específico para adultos. Finalmente la medida fue aprobada por Icann en marzo, y la determinación ocasionó una guerra legal de un año emprendida por ICM Registry. A término de la disputa, se le cedió el derecho a administrar el nuevo dominio, que hoy está a la par de direcciones convencionales, como .com y .org.

Los defensores de la medida argumentan que ahora será mucho más fácil ejercer un control parental efectivo sobre las páginas que visitan los hijos, simplemente bloqueando el acceso a todos los dominios triple x. Sin embargo, los detractores consideran que el hecho de que el registro sea voluntario, hará que los niños puedan seguir visitando contenidos para adultos en la web.

ICM Registry, con base en Florida, Estados Unidos, revisa los dominios de nivel superior (TLD) orientados al entretenimiento de adultos, y reportó que reciben hasta un millón de visitas diarias para ver dónde se pueden comprar las direcciones. "Pusimos mucho dinero en esto, y diez años de sangre, sudor y lágrimas", relató el director ejecutivo de ICM, Stuart Lawley, a la AFP. "Me siento reconfortado. Ha sido una larga lucha, pero nos mantuvimos en nuestros trece y seguimos un camino arriesgado", continuó.


La junta directiva de la asociación sin animo de lucro Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN por sus siglas en inglés) aprobó una petición de añadir .xxx a una lista de "dominios genéricos de nivel superior", es decir, aquellos similares a finales de direcciones que incluyen .com, .net y .org.


Lawley estima que en la campaña, que comenzó en 2000, se gastaron entre 10 y 20 millones de dólares. "Todo hasta ahora ha sido el calentamiento. Ahora comienza la maratón", afirmó.


Lawley describió el dominio .xxx como un "ganador, ganador, ganador", puesto que crea un distrito en línea claramente marcado para esos que intentan buscar o evitar contenido de adulto y que escanea automáticamente las páginas webs buscando virus o códigos maliciosos.


"Esto es lo principal; el escaneo no ocurre en el .com", dijo Lawley. "En lugar de ser lugares peligrosos, serán algunos de los más seguros de internet".


La venta pública de las direcciones .xxx se produjo luego de que ICM diera a reconocidas marcas y miembros establecidos de la industria del entretenimiento oportunidades para asegurarse páginas relacionadas con sus nombres. El arriesgado negocio en línea se encontró con la oposición de algunas compañías de la industria que se veían obligadas a comprar nuevas páginas de internet o a evitar que otros se aprovechasen de utilizar sus nombres y por grupos conservadores que se oponen al porno.



No hay comentarios: